Esquís Elan 2013-2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mini Elan - SkiReviewer


Tratándose del fabricante que aspira al 10% de la producción mundial de esquís (actualmente un 8,7%), uno puede pensar que se encontrará ante una marca de excelente reputación. Una marca que cumple al cien por cien. Aunque si recordamos el dicho que reza “el que mucho abarca poco aprieta” la realidad nos descubre que si bien hay dichos populares erróneos, los hay que son bien ciertos. El culpable de ello es el modelo GSX, como se puede ver en la prueba.

Una característica general de los tres modelos probados es su ligereza. Evidentemente hay diferencias entre ellos, aunque en la mano todos se notan livianos, sobre todo si los comparamos con esquís de taller más específicos de cada tipo. En los pies también se nota, aunque el Waveflex 14 es el menos liviano de los tres.

En cuanto a lo estético, una diferencia con los esquís de la temporada anterior es el aumento del uso del color verde. Tanto en tonalidad, algo más fuerte, como en protagonismo. El dibujo del SLX y del GSX refuerza el concepto asimétrico propuesto por Elan, rompiendo la cuadrícula del año pasado. A destacar la impresión de las palabras “Left” y “Right” para que cuando nos los calcemos no nos equivoquemos de pie si la forma de las espátulas aún no nos ha convencido de qué pie va en qué esquí. Aunque los más díscolos podrán calzarse sin problemas el esquí que les venga en gana en el pie que mejor les parezca. (También podrán los disléxicos).

El Waveflex 14 peca de ser demasiado blanquecino. La nieve es lo suficientemente blanca como para encima ponerse un esquí tan blanco. Algo que Kästle también ha hecho temporadas anteriores, dicho sea de paso. Aunque si nos fijamos en su comportamiento, nos olvidamos del incidente.

Personalmente, debo admitir que mi gusto estético no está dentro de los cánones generales. Debido a ello, Elan también sale mal parada en mi juicio. La interpretación de Elan de la vuelta al pasado que están protagonizando los gurús de lo estético no me convence. En general son feos (excepto la gama Mountain), aunque no tanto como para calificarlos de desagradables a la vista. En los modelos verdes hay demasiado verde. Junto al negro provocan un efecto “mosca”.

Elan ha ligado mucho su imagen al verde. Aunque dentro de los parámetros del personal de marketing su uso sea adecuado, el verde es un color que se asocia a la naturaleza (obvio), a la armonía, crecimiento y seguridad. Los modelos de la gama Mountain siguen el patrón asimétrico pero con una combinación de colores y elementos (la fina raya de la espátula) que aportan una sensación de más calidad y libertad. Y aquí, en esta gama Mountain, Elan sí ha acertado en la interpretación de lo retro. Nada que ver con el horror de la temporada anterior.

 © Copyright – Derechos Reservados

by

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.